¿Qué es un escritor?



A priori la pregunta puede ser algo estúpida: “un escritor es aquella persona que escribe”, sin embargo, os sorprendería la cantidad de opiniones y respuestas que existen en torno a esta definición.




Si recurrimos a las dos primeras definiciones de la Real Academia, tenemos que un escritor es:

1)   Persona que escribe
2)   Autor de obras escritas o impresas
3)   Persona que escribe al dictado
4)   Persona que tiene el cargo de redactar la correspondencia de alguien
        
     Iremos poco a poco para hablar del tema, empezando por la siguiente cuestión: ¿cuándo podemos considerar a alguien escritor?
¿Cuando escribe su primer texto? ¿Cuando es publicado por una editorial? ¿Cuando tiene un determinado número de lectores? ¿Cuando obtiene premios y reconocimiento literario? ¿Cuando tiene a sus espaldas una amplia producción literaria?
       
     Para demostrar que todas estas preguntas pueden ser ciertas e incorrectas, aquí tenéis algunos ejemplos:

¿Es escritor cuando escribe su primer libro?
    


    En el caso de que consideréis esta opción debo deciros que, probablemente, estáis rodeados de escritores. Si visitáis librerías con asiduidad comprobaréis la cantidad de títulos que se exponen en tan solo unas semanas. La sección de “Novedades” es un flujo constante de obras que prometen presentar al nuevo J. R. R. Tolkien, a la sucesora de J. K. Rowling, etc. Sin embargo, ¿cuántos de estos autores superan siquiera su primer mes en las librerías y sobreviven a su primera obra? Por no hablar de todos aquellos que recurren a la autoedición, una alternativa económica que inunda la red de nuevos títulos cada día.

Además, si consideráis escritor a quien escribe su primera novela, por ejemplo, ¿qué pensáis de todas esas personas que tienen manuscritos guardados en un cajón, esperando el día afortunado que una editorial acepten su publicación?

¿Es escritor cuando es publicado por una editorial?



Esta opción dejaría de lado a todas aquellas personas que tratan de abrirse camino por sus premios medios, como fue el caso de Borges ni más ni menos, que autoeditó su primera obra.

Así mismo, debemos pensar también en todos aquellos autores que hoy en día consideramos afamados escritores y que ni siquiera llegaron a publicar su obra en vida, sino que después de su muerte familiares o amigos consiguieron publicar sus obras  incluso en contra de su voluntad.

Evidentemente, si únicamente consideramos escritores a aquellas personas que han tenido la suerte de ser publicadas por una editorial dejamos de lado a una gran producción literaria, como son los escritores que se autoeditan. Voy a poner un ejemplo, supongo que muchos de vosotros conoceréis la saga juvenil cuyo primer título es Canciones para Paula, esta obra comenzó a publicarse de forma gratuita en el blog del autor y cuando ya estaba por la mitad o más la editorial Everest decidió ―por el éxito cosechado en la red― publicarla en papel. Entonces, ¿Francisco de Paula (Blue Jeans) no era escritor hasta que la editorial no decidió publicar la novela en papel a pesar del éxito?

¿Es escritor cuando tiene un amplio número de lectores?



Este aspecto es un poco más difícil de aclarar, porque ¿cuándo se considera un amplio número de lectores? Para algunos puede ser muy gratificante ser leídos por cincuenta personas mientras a otros les parezcan insuficientes tres mil. Así pues, para quienes decidan adjudicar el término escritor en función de sus lectores primero debería tener claro este aspecto.

De nuevo en esta cuestión debemos traer al caso a esos autores que solo fueron publicado post mortem a veces contra su voluntad, pues solo escribían para sus círculos de amigos y familiares.  Imaginemos que un escritor acaba de acabar su primera novela, ya está escrita y completamente acabada, sin embargo solo ha sido leída por el autor. ¿Es en este caso escritor? Si recordamos la segunda acepción del DRAE, el escritor es  “autor de obras escritas o impresas”, así pues una vez finalizada la primera obra lo convertiría en escritor, a pesar de no tener lectores…

Un poco más adelante retomaremos una cuestión relacionada con esta: ¿para quién escribe el escritor?

¿Cuando obtiene premios y reconocimiento literario?



A nadie le amarga un dulce y desde luego los premios y las buenas críticas en cualquier trabajo son un gran estímulo y una inyección de ánimo, pero ¿realmente define al escritor sus méritos reconocidos?

Respecto a la crítica, es evidente que cada persona tiene sus gustos, incluso los críticos independientes pueden tener opiniones contrarias y dedicar buenas palabras a un escritor y vapulear la otra de otro aclamado por el resto de la crítica.

Si nos referimos a los premios literarios… la mayoría de ellos no reconocen la calidad de una obra, sino que es un mero instrumento de promoción de un autor y un reclamo para el público.

¿Cuando tiene a sus espaldas una amplia producción literaria?



Desde luego un escritor que ha conseguido el respaldo de crítica, público y editoriales a través de los años y eso le ha permitido crear una amplia producción puede ser la definición más acertada para algunos. A primera vista puede parecer un buen baremo, pero tampoco es el definitivo. Pensemos por ejemplo en Harper Lee (Matar a un ruiseñor), J.D. Salinger (El guardián entre el centeno), Emily Brontë (Cumbres borrascosas) o Juan Rulfo (Pedro Páramo). Nadie que conozca estas obras pondría en duda que sus autores son escritores, aunque su producción literaria y narrativa sea tan escasa o se reduzca a estos títulos.
 Así pues, esta concepción tiene sus problemas, al igual que las demás.

Hasta aquí este primer apartado sobre el escritor, espero que tras su lectura reflexionéis sobre el significado que tiene ser escritor para vosotros y, por supuesto, estáis invitados a participar y compartir vuestra opinión.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario